Noticias‎ > ‎

Nueve localidades del Pirineo Aragonés podrían ser de “las más bonitas” del País

publicado a la‎(s)‎ 19 feb. 2014 10:45 por Aracat Camping   [ actualizado el 19 feb. 2014 10:45 ]
Ansó, Hecho, Jaca, Aínsa, Benasque, Anciles, Torla, Loarre y Riglos podrían entrar a formar parte de la red de los Pueblos Más Bonitos de España. La Asociación que promueve esta distinción ha preseleccionado estas nueve localidades para que tengan una distinción que, según sus impulsores, contribuye a aumentar el flujo de turistas en los municipios que la ostentan.



Como señalábamos, ha sido la Asociación de los Pueblos   Más Bonitos de España la que ha elegido a estas nueve localidades del Pirineo aragonés y del Prepirineo para que entren en el proceso de valoración que les valide como uno de los pueblos más bonito del país, catalogación que ya tienen, entre otros, Medinaceli (Soria), Peñíscola (Castellón) o Albarracín y Rubielos de Mora, en Aragón.


La nueve localidad preseleccionadas recibirán en los próximos días una notificación y una documentación que deberán cumplimentar si, finalmente, los ayuntamientos deciden sumarse al proceso. Si optan por continuar, la asociación evaluará determinados parámetros de calidad de la localidad y, si cumple todos los requisitos, le otorgará el reconocimiento de ser uno de los pueblos más bonitos de país.

Cabe señalar que la Asociación de los Pueblos Más Bonitos de España se creó en 2011, inspirándose en otras agrupaciones similares que ya existen, como en Francia, Italia o Valonia (Bélgica). Es una asociación privada que busca llamar la atención sobre la belleza de los pueblos que salpican la geografía nacional, promocionando, preferentemente, las zonas rurales y de pequeños municipios.

De hecho, para formar parte de la asociación, las localidades no tienen que tener una población superior a los 15.000 habitantes, deben poseer un patrimonio arquitectónico o natural certificado (se debe presentar un documento oficial) y ofrecer una patrimonio de interés y objetivamente evaluable en función de su calidad urbanística y arquitectónica.

Las localidades también deben manifestar, mediante hechos concretos, una política de valoración, desarrollo, promoción y animación de su propio patrimonio, que será valorado teniendo en cuenta, entre otros, el tráfico en el interior del pueblo, la limpieza, la conservación de fachadas, la existencia de una oficina de turismo y otros servicios o la organización de visitas guiadas, existencia de señalización turística o edición de guías.

Fuente: Pirineo Digital


Comments